Forjamos lazos que unan a los miembros que forman la unidad familiar

La familia es una fuente inagotable de energía tanto para lo bueno como para lo malo.

Conseguir que la familia actúe como facilitadora del crecimiento de sus miembros, no es siempre algo que se produzca de forma natural, muchas veces los afectos y los sentimientos interrumpen el desarrollo de sus integrantes.

  • Variables en los problemas de pareja
  • Educación y crianza hijos
  • Falta de comunicación
  • Cambios profesionales
  • Dificultades económicas
  • Sucesos vitales
  • Enfermedad
  • Sexualidad
  • Infidelidad y celos
  • Pérdida de deseo
  • Monotonía
  • Pérdida de un hijo
  • Incertidumbre
  • Acoso físico y/o psicológico
  • Identidad sexual
  • Diferencias culturales
  • Problemas de pareja
Los niños y los adolescentes también tienen problemas. ¿Sabemos ayudarles?
La infancia y la adolescencia son etapas muy complejas del desarrollo de la personalidad. Hay varios factores que pueden potenciar un cambio de actitud en los niños y adolescentes, así como problemas de conducta; algunas veces, tiene que ver con su propio desarrollo, otras con acontecimientos que les han sucedido o suceden en sus relaciones fuera de la familia en su vida cotidiana ,acoso escolar, bullying ...etc pero, también, los hijos son un reflejo o un detonante de una situación familiar que se pasa por alto.Los cambios físicos y psíquicos surgidos en esta etapa, en ocasiones, pueden generar frustración y malestar en el adolescente, manifestándose de forma agresiva y rebelde con los padres, sobre todo si estos pretenden imponer, sin diálogo, normas y comportamientos rígidos, que no son bien recibidos o comprendidos por los adolescentes.
wb_33b2c9f467ac111c9e8f386c_163

Más información